Bienvenidos

Nuestros orígenes, nuestra historia…

En el año 1980, la pareja formada por Javier, de origen segoviano y María, de origen alhameño, y después de una larga trayectoria profesional vivida en el Levante español y en las Islas Baleares, por fin pueden ver convertido su sueño en realidad, por fin se inaugura el Restaurante Asador Pato Loco en Alhama de Granada.

Es el inicio de una saga familiar dedicada a la hostelería, a la restauración con mayúsculas, y que llega hasta nuestros días gracias al empeño y al buen hacer de los hijos de María y Javier; ellos son Fernando, Oscar y Javier.

Después de casi veinte años de labor ininterrumpida, forjando el nombre que hoy es leyenda, a finales de la década de los noventa, la enorme terraza de verano se transforma, con cuidado esmero y detalle, manteniendo la identidad de su entorno, de la zona, de sus creadores, convirtiéndose en Asador, el Restaurante Asador que conocemos y podemos disfrutar hoy en día.

¿Por qué visitar el Restaurante Asador Pato Loco?

Podría hablarle de sus excelentes carnes labradas al fuego con carbón de encina, de su trato y cocina familiar, de sus sobremesas y tertulias frente a la gran chimenea en invierno y de sus terrazas ajardinadas y piscina con vistas a la Sierra de Tejeda para disfrutar en verano, con su familia, con sus amigos…

Pero será mejor que venga y que usted mismo lo compruebe…

Vendrá a probar y volverá convencido; y todos nosotros estaremos encantados de recibirle de nuevo.

Bienvenidos a nuestra casa…

La familia Sanz...

CALIDAD

Mantenemos un esmero permanente en obtener para usted los mejores productos, que aporten la máxima calidad, lo que nos permite ofrecer ese sabor, aroma y textura que tanto aprecia en la cocina.

SERVICIO

El trato cálido y familiar que le gusta pero manteniendo la decorosa y dedicada privacidad. Estaremos con usted en cuanto nos necesite. El trato atento y profesional que se merece.

DETALLE

El detalle cuenta, nosotros lo sabemos y le prestamos atención. Una cuidada decoración que baña con cariño desde nuestras paredes hasta el más sencillo de nuestros postres le sorprenderá gratamente.